El día que Diomedes llegó a la Casa de Nariño para un almuerzo y salió 8 horas después

*En una agradable entrevista cargada de historia, sentimiento y anécdotas previo al Festival de la Leyenda Vallenata el economista y politólogo Gustavo Cabas Borrego ‘El Futurista’ habla con Edgar Salas y La Entrevista.

“Todo visitante que llega a Valledupar es un vallenato, va a empezar el Festival y le damos la bienvenida a todo aquel que venga a disfrutarlo, para nosotros es un verdadero placer recibir al turista y a quien le gusta nuestro folclor”, con esta frase saluda a   Edgar Salas, Gustavo Cabas, quien de salida muestra el camino de la entrevista ante la primera pregunta, sin duda él, es un defensor y promotor del legado de Diomedes Díaz para folclor nacional.

Fue saludado, según cuenta a la largo del dialogo por el Cacique de la Junta, entre 28 y 32 veces, “esa es la cuenta que me hace Joaco Guillen, yo no sé exactamente cuántos mensajes son a ciencia cierta”, dice sonriendo.

Dijo que era la primera vez que daba una entrevista de este tipo y tan larga, pero que estaba a gusto con el formato, Edgar Salas, precisamente le pregunta por un saludo en donde Diomedes da su nombre y dice algo más que el periodista dice no entender. “Debo contarte que esa es una historia muy bonita, un buen amigo sufrió un accidente que le generó una discapacidad y estando en el hospital lo visité y me le puse a la orden, y me sorprendió diciendo que si en verdad quería aliviar sus dolores y su difícil momento que le ayudara con un saludo de Diomedes».

Gustavo Cabas Borrego, habla con pasión sobre Diomedes Díaz y destaca de él su gran valor humano y artístico//

¡Diomedes es mi medico Gustavo, te lo juro el Cacique puede aliviar mis penas!, fue la expresión, Gustavo asintió y fue al hotel Hilton de Bogotá en donde estaba el Cacique y le contó la historia… La respuesta del compositor de Bonita, Tres Canciones y Mi Muchacho, entre otras canciones leyendas del pentagrama musical colombiano, fue: “Porque te preocupas, si él quiere que yo sea su médico y su alivio espiritual así será”. Días después Diomedes grabaría con Juancho Rois su larga duración Mi Vida Musical que incluyó la canción de Omar Geles, ‘No intentes’, y allí se le escuchó decir “Gustavo Cabas Borrego y Tiro Tiro”… Tiro Tiro era ese amigo que sintió un gran alivio en sus dolencias físicas al escuchar su nombre en la voz de Diomedes Díaz.

Gustavo es de buen hablar, piensa cada palabra que sale de su boca e hilvana con delicadeza cada frase, expresa que su familia es del folclor y parrandera que en su casa se hacían grandes parrandas por donde desfilaban los más grandes del folclor, Poncho Zuleta, Jorge Oñate, Israel Romero, Emiliano Zuleta. “Mi hermano Álvaro Cabas, es un excelente compositor y acordeonero y en los años 70 y 80 estaba en su furor el reconocimiento, Diomedes quería grabar con él y en su venida a la casa, empezó nuestra relación que no fue una amistad fue una hermandad.

El hecho de estar en Bogotá donde ocupó muchos cargos de importancia y responsabilidad por ejemplo en el Congreso de la República, en cada ida de Diomedes a la capital, Gustavo Cabas se convertía en su anfitrión, en su guía social, se lo presentaba a prestantes personajes de la vida nacional, pero sin duda, el mejor momento era el que se gozaban en lo sencillo, en la charla amena, en el mundo del folclor.

Gustavo Cabas se encarga de entregar de un encuentro inédito para la mayoría de la gente entre Diomedes Díaz y el Presidente Belisario Betancourt//

“Diomedes en Bogotá tenía a su servicio camionetas Toyota cuatro puertas, pero él era feliz que Jaime Araujo Cuello, su paisano de la Junta, lo buscara en el Renault 6 o yo fuera en  mi Renault 4, ese era Diomedes un hombre sumamente sencillo, enemigo de la arrogancia y el dinero, siempre presto a darlo todo”.

Los internautas lo saludan con cariño y más de uno le dice ‘El Futurista’, en señal que esa es su mayor marca que le dejó el cantante, ya que en varios saludos así se refería a él Gustavo Cabas Borrego, ‘El Futurista’, “Diomedes, decía que yo era el ejemplo de las personas de bien, que siempre estaba dispuesto a apoyar al otro, creo que él miraba que si bien había una condición social distinta, jamás eso ha estado en mi condición humana, entonces me decía con cariño, tú eres el futuro de la sociedad Gustavo”.

Gustavo Cabas hace memoria que cuando estaba en Bogotá trabajando para la Comisión Sexta del Senado llamaron de la Casa de Nariño averiguando que quien podía hacer contacto con Diomedes Díaz que el presidente Belisario Betancourt quería tener un encuentro con él, “había un amigo de Valledupar secretario de una Comisión y casualmente lo llamaron a él a preguntarle que como hacer para contactar a Diomedes, él le dijo a Presidencia, ¡Se lo tengo y es amigo mío Gustavo Cabas Borrego!.      

“Me contacto la secretaria privada, me dijo que el Presidente quería una charla con Diomedes, le dije yo se lo localizo, lo localicé y fuimos a la reunión de Palacio”.

Era el año de 1984 y el ingreso del Cacique fue a las 11:30 am, llegó para una charla con el jefe de Estado, terminó almorzando y luego charla y de allí salió a las 7 de la noche en compañía de Jaime Araujo Cuello y Gustavo. “El presidente Betancourt no quería que Diomedes se fuera, la empatía fue total y una charla muy amena”.

“Diomedes yo voy a hacer el otro año el lanzamiento de mi programa bandera por la educación de Colombia, se llama CAMINA, y quiero que usted me ayude para sacar adelante esta iniciativa”, le había dicho el presidente, según Cabas.  

El tema se vuelve muy interesante para los internautas y Claudia Patricia Mejía pregunta, ¿Ocho horas con el Presidente, a palo seco? A lo que Cabas, responde, si, no tomamos licor, y es bueno decir que siempre ha habido una visión herrada de Diomedes como el gran bebedor, el borracho, Diomedes era un hombre ilustrado, mire él aquí en Bogotá, pedía que le compraran todos los periódicos, El Tiempo, El Espectador, revistas como Cromos y VEA, toda la prensa de época, leía de 12 a 2, luego volvía a dormir y se despertaba a las 4 y leía hasta la 7, él tenía el horario invertido muy despierto de noche”.

Gustavo Cabas, retoma el tema de la cita en Palacio y dice que a ella fueron llegando ministros, secretarios y entonces la charla era más amplia, “el Presidente le preguntaba por una canción y por otra, de cómo había nacido, que donde la compuso y así fue pasando el tiempo, el Presidente le habló de su poesía, hablaron de Neruda y Gabo por supuesto”.

En ese momento en el país habían más de 5 millones de colombianos analfabetas y el presidente Betancourt en el   mes de enero de 1985, con un año y medio de gobierno restante lanzó la Campaña Nacional de Instrucción: CAMINA. Esta campaña era ambiciosa, apuntaba a un esfuerzo colectivo desde distintos frentes para erradicar el analfabetismo en el país. Y a pesar de las dudas, había optimismo de poder crear una oferta para que el quisiera aprender, así como el que quisiera enseñar, tuviera las herramientas para hacerlo.

En esas 8 horas de conversación el jefe Estado, la tuvo más clara que nunca, la Cultura Popular, sería su vehículo fundamental para impulsar su campaña de CAMINA, y Diomedes fue uno de los artífices para enviar el mensaje de que era el momento de aprender a leer y escribir. Ese año Diomedes y el Cocha Molina le regala a Colombia su canción CAMINA y saluda a Gustavo Cabas y Antenor Duran// 

Camina, hermano mío, para que aprendas
A leer y escribir, por si no sabes
Camina para que veas que más tarde
Serás una persona diferente
Camina para que veas que más tarde
Serán una persona diferente
Porque eso es muy bonito si tú sabes
Leer y escribir correctamente.

En “Camina”, el Juglar también cantó sobre la paz y cómo la unión hace la fuerza. En los 80, la campaña de alfabetización no era solo eso, sino que hacía parte de un impulso de transformación de Colombia, su agradable reunión con el Presidente Belisario también tuvo un agradecimiento en su canto.

El señor presidente de Colombia
El señor presidente de Colombia
Ha puesto mucho empeño por la paz
Nosotros lo tenemos que ayudar
Luchemos’, hermanos míos, por conseguirla
Recuerda que la unión hace la fuerza
Y unidos viviremos en familia

Gustavo Cabas, puede hablar muchas horas recordando a Diomedes, haciendo honor a su obra, recordando versos e historias, siempre hablara del cantante y su amistad con rostro de hermandad, jamás entrara en detalles más allá de ese escenario.

Ya comienza el Festival y Gustavo Cabas invita a la gente buena al Valle y escuchar la música de Diomedes. “Cada 33 segundos suena en Colombia Tu Cumpleaños, ahí está la voz del poeta, del cantor campesino, del filósofo de la Junta.

¿Gustavo y como se despidió Diomedes del Presidente Betancourt?

“Cuando ya íbamos de salida el presidente Belisario le dijo ¡Ajá Diomedes, pero te gusto el almuerzo!    A lo que el Cacique respondió, claro Presidente, exquisito, pero mejor hubiese sido un arroz de fideo, queso, plátano asado y una aguan de panela. (risas)  

La entrevista completa en YouTube Edgar Salas y La Entrevista  

En el YouTube Edgar Salas y La Entrevista, el dialogo completo con Gustavo Cabas Borrego//