*El hijo del artista fallecido de manera tempranera tras un accidente de transito, de la mano de su tío Elder Dayan comenzó a dar sus pininos en tarima.

Coveñas, el municipio a orillas del mar en el departamento de Sucre, cada vez gusta más al turista, en época de Semana Santa se desarrollan muchas actividades, una de ellas los llamativos conciertos musicales, el último del cantante Martín Elías Díaz, fue precisamente allí, a su salida en la madrugada del 14 de abril de 2017, se accidentó en la camioneta que lo llevaba, tras el impacto salió expulsado por el vidrio panorámico, chocando directamente con el asfalto. Pese al impacto siguió vivió, lo trasladaron a la Clínica Santa María de Sincelejo, pero a las 12:45 del medio día falleció.

La partida de quien se consideraba, ya en ese momento el gran heredero de la dinastía de su padre Diomedes Diaz, por lo que  dejó un gran vacío en la música vallenata. Este fin de semana, siete años después del infausto suceso, Coveñas fue testigo de un episodio especial, tras el concierto acostumbrado del sábado de gloria, Elder Dayan, el más consolidado hoy por hoy, de los hijos del Cacique, llevó a su sobrino  al concierto.

Martín Elías Diaz Varón ‘Martincito’, subió a tarima. La experiencia de poner al muchachito de tan solo 15 años a cantar, generó de una vez en redes sociales decenas, centenares de comentarios, no era para menos, tanto en vivo allá en Coveñas, como por las redes (el Jr. se mueve bastante en ellas) había una gran expectativa.

La noche del 30 de marzo, tuvo varios matices, el hijo del cantor, se puso un suéter muy parecido al que tenía su papá en la última presentación en Coveñas, y luego apareció vestido muy elegante con una ‘pinta’ de color blanco que lo elevó a la pose de artista.

Sin embargo, todos saben que se necesita mucho más que ser hijo del tigre, de contar con el respaldo que quizás no tienen otros y de exponer talento a la hora de decidir que lo que se quiere en la vida es ser cantante. Ya en tarima Martín Elías Jr. cantó canciones de su padre y su abuelo y hasta verseo, el veredicto llegó muy pronto en las redes sociales.

El amor por el Martinismo que sembró el cantante de El Terremoto, Ábrete, Diez razones para amarte, Cancelada de mi vida, El látigo, Problema tuyo y muchas más; abrazó al muchacho, a pesar de su notoria inmadurez vocal y musical, al final ellos los martinistas, ven en él la reencarnación de quien podrá llegar a imitar a su padre y de paso construir su propia carrera.

Por otra parte, la crítica no se quedó callada ¡Lo están madurando biche! Fue una de las expresiones más sonadas, al reconocer que hoy no se le puede catalogar como un cantante de vallenato en un mundo donde el talento se recoge del suelo, sin embargo, es el mismo joven quien se impone metas.

“Gracias a Dios se presentó esta oportunidad, se puede decir que divide en dos mi carrera. Ustedes saben que mi vida estaba rodeada por el fútbol y decidí hacer un cambio porque el amor y la pasión me inspiró”, sostiene Martín Elías Jr.

El hijo de Martín Elías, está decidido a seguir montando en tarima, ya lo hizo en Medellín y Bogotá. “Para mí ha sido duro tantos comentarios y tantas vainas. Sinceramente yo tengo mis metas claras y yo estoy aquí es por ustedes, que son los martinistas, la gente que me quiere de verdad y a la que yo le rindo cuentas”. De esta manera se defiende.

Martín Elías Jr. el hijo mayor porque Martín padre tuvo otra hija, desde hace unos meses ha venido tomando clases de técnica vocal y canto en academias musicales. Así mismo, se trasladó hacia la ciudad de Valledupar para empaparse aún más de la cultura vallenata y a través de sus redes sociales ya ha dejado ver los avances de su formación musical. Como diría Diomedes Diaz… ¡Si vas a hacer zapatero solo quiero que seas el mejor!.. Esperemos.