*Sin duda que, en esta parte del campeonato del fútbol profesional colombiano, uno de los jugadores de los que más se habla es del samario Jarlan Barrera Escalona.

Todos los 29 de julio desde hace mucho tiempo el Concejo de Santa Marta, tiene su acto honor y reconocimiento más importante, ese día se entrega la Gran Cruz de Bastidas, insignia que representa nada más y nada menos que el homenaje que hace Santa Marta como ciudad, a través de sus concejales a una persona, un grupo de ciudadanos, una entidad, institución o empresa por su aporte para el crecimiento social, económico, cultural y deportivo con sus actos y acciones.

Sin duda que en cada escogencia ha habido grandes aciertos, uno que otro cuestionamiento, pero, en esencia, ese día se premia la condición humana y el agradecimiento de la ciudad para con los suyos con lo cual se agradece lo hecho o lo que se construye en ese preciso momento y se reconoce con todo el cariño.

Harlan posa con el concejal Yesid Ospino, quien lo postulara para recibir el reconocimiento y sus esposas //

Unas horas antes de ese 29 de julio, en Barranquilla, estadio Metropolitano, Junior vencía por goleada al Atlético Nacional, en las filas de los verdolagas el crack numero 10 Jarlan Barrera, esa tarde no jugó bien y tampoco Nacional, fue sustituido y al salir desde la tribuna le gritaron de cuanta vaina y además le lanzaron objetos que por fortuna no lo alcanzaron.

Esta no era la primera vez de la actitud grosera de los barranquilleros para con el samario, desde hace un tiempo el joven jugador que fue figura con los tiburones ha pasado del amor al desprecio de los seguidores de esa institución, para hinchas una pelea buscada por el jugador al referirse despectivamente del club tiburón .

Pero en la vida hay bajas y altas, de la rechifla y las botellas, Jarlan pasó horas después a los aplausos, abrazos y besos, un cálido reconocimiento recibió en el Altar de la Patria de la Quinta de san Pedro Alejandrino y a manos del presidente del Concejo, otro hombre que sabe y juega bien al fútbol como Juan Carlos Palacio Salas, recibió la Gran Cruz de Bastidas, la mejor señal para decirle al 10 que Santa Marta, le quiere, le admira y agradece todo su talento y felicidad que nos da con sus jugadas, goles y golazos, como el que marcara recientemente para que precisamente Nacional obtuviera una nueva estrella de campeón.

Jarlan Barrera es feliz jugando para Nacional, eso parece que no le gusta a todo el mundo//

“Como no hacerte un gran reconocimiento como este de  postularte para la entrega de La Cruz De Bastidas, reconocimiento que se le hace a los samarios que por su gran desempeño como personas y como profesionales nos hacen sentir orgullosos, dándonos ejemplo de superación y de lucha  naciste  en esta tierra tan hermosa como es la de nosotros ¡Santa Marta! Te criaste entre Pescaito y los Almendros barrios importantes de esta ciudad, has sido varias veces campeón del fútbol profesional colombiano con Junior y Nacional y cada vez que te vemos en una cancha le decimos a nuestros hijos…Si se puede”. Le escribió Yesid Ospino, el concejal que lo postulara para recibir el gran honor.

Su padre Jarlan y su madre Sadid, se mostraron orgullosos y el viejo que mejor juega la pelota que discutir, solo sonríe ante la emoción del reconocimiento a su querido hijo.  La Gran Cruz de Bastida, tiene también un significado sublime, ella da pie a guardar aún más compostura en momentos de crisis, guardar silencio cuando corresponde, ser prudentes no solo de palabras, sino de gestos y acciones, ese alto reconcomiendo encamina a una serie de compromisos intangibles, por lo que con la Cruz en el pecho ya no se es el mismo, eres un ciudadano ejemplar y deberás luego de ella serlo el doble.

A parte de que Jarlan bese el escudo del Nacional en cancha del Junior, que el arquero Viera grite desde el arco que le den botín y duro, que el joven jugador repita hasta la saciedad que él quería estar en el mejor equipo de Colombia y que para Barrera ese es Nacional, no hay duda que el primo del Pibe Valderrama, ahora tiene un nuevo compromiso: Brillar como ciudadano dentro y fuera de la cancha. Por su crianza, por su familia, por sus padres y su entorno, todos confiamos en que así será.

Bienvenido entonces Jarlan Barrera Escalona, a ese grupo especial de samarios y samarias que, al entregarle la Gran Cruz de Bastidas, le dan la responsabilidad de velar por la imagen propia que al final es la imagen de su patria chica.

Posdata: Es imposible olvidar que el fútbol se juega entre humanos, que solo es eso un juego y que como es entre humanos se cometen todos los errores habidos y por haber, por lo tanto, se gana se empata y se pierde.

Cuando Jarlan se refiere al Nacional con todo el cariño que le tiene al equipo, la prensa lo toma con si se estuviera hablando indirectamente al Junior, eso provoca que se arme Troya//