*La posesión del nuevo presidente de los colombianos fue una de las más emotivas de la historia democrática del país, la primera de un hombre de izquierda en 200 años y la de mayor expectativa por el presente de la Nación.

Discurso del presidente Gustavo Petro//

No se a cuantos presidentes de Colombia se le ha quebrado la voz en su discurso de posesión, los que he tenido la oportunidad de ver antes de Gustavo Petro ninguno, y de seguro que al único que le ocurrió en tres ocasiones fue al hombre de ayer 7 de agosto del 2022.

Se enuncia que este lunes 8 de agosto el nuevo presidente tendrá una agenda nutrida y cargada de muchas reuniones, pero aún esta el sabor entre los colombianos de lo sucedido el domingo. La primera vez que la emoción envolvió al primer mandatario y se le hizo el nudo en la garganta fue cuando se refiero a su familia.

“Aquí están mis hijos, Nicolás Petro, Nicolás Alcocer, Andrea y Andrés, Sofá y Antonella, mis pequeñas que florecen de corazón y alma. Aquí está Verónica Alcocer, quien me ha acompañado, quien me ha dado descendencia, la vida misma. Quien el amor ha hecho todo posible. Aquí no estará para acompañarme solamente sino para acompañar a las mujeres de Colombia en su esfuerzo para salir adelante, para crear, para luchar, para ser. Para superar la violencia dentro y fuera de las familias, para construir la política del amor”. Ahí no sabemos que invadió a Gustavo Petro, pero lo que fue por poco le saca las lágrimas.  

Una de las fotos más simbólicas de la tarde, el poder de la izquierda a plenitud, la hija del líder inmolado María José Pizarro, imponiendo la banda presidencial//

Pero su voz se endureció para decir que luchará contra la corrupción con mano firme y sin miramientos. “Un Gobierno de «cero tolerancias». Vamos a recuperar lo que se robaron, vigilar para que no se vuelva a hacer y transformar el sistema para desincentivar este tipo de prácticas. Ni familia, ni amigos, ni compañeros, ni colaboradores… nadie queda excluido del peso de la Ley, del compromiso contra la corrupción y de mi determinación para luchar contra ella”, es que toca porque toca en un país sea de izquierda o derecha todos roban.

Su tono de voz volvió a ser conciliador y pausado para decir que dialogará con todos y todas, sin excepciones ni exclusiones. “Este será un gobierno de puertas abiertas para todo aquel que quiera dialogar sobre los problemas de Colombia. Se llame como se llame, venga de donde venga. Lo importante no es de dónde venimos, si no a dónde vamos. Nos une la voluntad de futuro, no el peso del pasado. Vamos a construir un Gran Acuerdo Nacional para fijar la hoja de ruta de la Colombia de los próximos años”. Aseguró el presidente que el diálogo será su método, los acuerdos su objetivo.

Lucharé contra la corrupción con mano firme y sin miramientos. Un Gobierno de «cero tolerancias». Vamos a recuperar lo que se robaron, vigilar para que no se vuelva a hacer y transformar el sistema para desincentivar este tipo de prácticas. Ni familia, ni amigos, ni compañeros, ni colaboradores… nadie queda excluido del peso de la Ley, del compromiso contra la corrupción y de mi determinación para luchar contra ella

Con la llegada de una primera dama costeña. también llega el sabor y la alegría del Caribe a la casa de Nariño//

Dialogaré con todos y todas, sin excepciones ni exclusiones. Este será un gobierno de puertas abiertas para todo aquel que quiera dialogar sobre los problemas de Colombia. Se llame como se llame, venga de donde venga. Lo importante no es de dónde venimos, si no a dónde vamos. Nos une la voluntad de futuro, no el peso del pasado. Vamos a construir un Gran Acuerdo Nacional para fijar la hoja de ruta de la Colombia de los próximos años. El diálogo será mi método, los acuerdos mi objetivo.

Dijo también con voz firme que gobernará con y para las mujeres de Colombia. “Hoy, aquí, empieza un gobierno paritario y con un Ministerio de Igualdad. ¡Al fin! Con nuestra vicepresidenta y ministra Francia Márquez vamos a trabajar para que el género no determine cuánto ganas ni cómo vives. Queremos igualdad real y seguridad para que las colombianas puedan caminar tranquilas y no temer por sus vidas”. Este anuncio provocó una salva de aplausos, Francia tendrá un trabajo propio y así la vicepresidenta de Colombia no andará de tumbo en tumbo.

A Petro se le volvió a quebrar la voz cuando dijo “Cuidaré de nuestros abuelos y abuelas, de nuestros niños y niñas, de las personas con discapacidad, de las personas a las que la historia o la sociedad ha marginado. Haremos una «política de cuidados» para que NADIE se quede atrás. Somos una sociedad solidaria, que se preocupa y ocupa del prójimo. Que su Gobierno también lo sea. Haremos una política sensible al sufrimiento y dolor ajeno, con herramientas y soluciones para crear igualdad”.

Pero fue duro y directo al alzar la voz al mundo. “Es hora de una nueva Convención Internacional que acepte que la guerra contra las drogas ha fracasado, que, ha dejado un millón de latinoamericanos asesinados, durante estos 40 años, y que deja 70.000 norteamericanos muertos por sobredosis cada año. Que la guerra contra las drogas fortaleció las mafias y debilitó los Estados”.

Nicolás Petro, Nicolás Alcocer, Andrea y Andrés, Sofá y Antonella, cuando dijo sus nombres, se noto el quiebre de la voz del presidente Petro//

En medio del mar de gente que tenía al frente el nuevo presidente aseguró que trabajará para conseguir la paz verdadera y definitiva. Como nadie, como nunca. “Vamos a cumplir el Acuerdo de Paz y a seguir las recomendaciones del informe de la Comisión de la Verdad. El «Gobierno de la Vida» es el «Gobierno de la Paz». La paz es el sentido de mi vida, es la esperanza de Colombia. No podemos fallarle a la sociedad colombiana. Los muertos se lo merecen. Los vivos lo necesitan. La vida debe ser la base de la paz. Una vida justa y segura. Una vida para vivir sabroso, para vivir feliz, para que la dicha y el progreso sean nuestra identidad”. Sentencio.

Gustavo Petro quiso dejar bien claro que es el presidente de su tocayo Gustavo Bolívar, pero también de Mari Fernanda Cabal y Álvaro Uribe. “Desde hoy, soy el presidente de toda Colombia y de todos los colombianos y colombianas. Es mi deber y mi deseo. Colombia no es solo Bogotá. El Gobierno del Cambio será descentralizado. Les prometo que vamos a estar y trabajar en todo el país, desde Leticia hasta Punta Gallinas, desde Cabo Manglares hasta Isla San José. Duele mucho la ausencia del Estado en muchos puntos del país. Ya no más. Voy a trabajar para que el lugar de nacimiento no condicione tu futuro y para que el Estado diga presente en cada rincón de Colombia”.

También dijo Gustavo Petro que se acabaron los «no se puede» y los «siempre fue así». “Hoy empieza la Colombia de lo posible. Hoy empieza nuestra segunda oportunidad”. Agregó “Que el futuro verde sea posible. El cambio climático es una realidad. Y es urgente. No lo dicen las izquierdas ni las derechas, lo dice la ciencia. Tenemos y podemos encontrar un modelo que sea sostenible económica, social y ambientalmente”.

Francia Márquez, un capitulo aparte en la tarde de posesión, será vicepresidenta y ministra//

Cuando su discurso iba a terminar, Gustavo Petro recordó su reciente visita a la Sierra Nevada de Santa Marta y recordando lo que le dijo una niña arhuaca volvió a sentir en su garganta ese nudo y en sus ojos se pusieron vidriosos, lo dicho en el corazón del mundo por la pequeña significó para el presidente el mensaje para todo un país.

“Para armonizar la vida, para unificar los pueblos, para sanar la humanidad, sintiendo el dolor de mi pueblo, de mi gente aquí, este mensaje de luz y verdad, esparza por tus venas, por tu corazón y se conviertan en actos de perdón y reconciliación mundial, pero primero, en nuestros corazones y mi corazón, gracias”.

Fue entonces cuando la mente del pensador, el político, el líder busco la frase exacta para terminar su discurso y dijo:

“Esta segunda oportunidad es para ella, y para todos los niños y niñas de Colombia”.