*Desde la Secretaría de Salud Distrital hacen una serie de recomendaciones y se pide a la ciudadanía tomar precauciones para evitar complicaciones físicas y de salud.

El aumento de la temperatura en una ciudad a nivel del mar como Santa Marta en los últimos días, llamó la atención de las autoridades de gobierno y en el especial su área de salud.

En ese sentido, el Fenómeno del Niño retrasa la temporada de lluvias, la disminución de las brisas hace que el calor se adueñe de días y noches comenzando a provocar afectaciones en la salud por deshidratación y golpes de calor.

“Los más afectados son los adultos mayores, niños y las personas que padecen condiciones crónicas renales, diabetes mellitus, enfermedades cardiovasculares, cutáneas, entre otras”. Se informa desde la Secretaría de Salud Distrital, por tal motivo se recomienda a los samarios y residentes en la ciudad, tomar precauciones.

Una lista para tener en cuenta.

Hidratación constante: La hidratación adecuada es esencial para mantener la temperatura corporal y prevenir la deshidratación. Asegurarse de beber agua a lo largo del día.

Vestimenta adecuada: Utilice ropa ligera, de colores claros y tejidos transpirables para ayudar a mantener el cuerpo fresco. Use sombreros de ala ancha y gafas de sol para protegerse de la radiación solar.

Evite la exposición directa al sol: Limite la exposición al sol, especialmente durante las horas pico de calor (generalmente entre las 10 a.m. y las 4 p.m.). Busque sombra cuando sea posible y realice actividades al aire libre en las primeras horas de la mañana o en la tarde. Se recomienda usar un protector solar.

Ambientes frescos: Busque lugares con aire acondicionado o ventilación adecuada para resguardarse del calor extremo. Si no tiene acceso a estos lugares, utilice ventiladores y trate de mantener las ventanas abiertas para permitir la circulación de aire.

Infórmese de las alertas climáticas: Manténgase informado sobre las alertas climáticas y tome medidas preventivas ante pronósticos de calor extremo. Preste atención a los avisos oficiales y siga las recomendaciones de las autoridades locales.

Cuidado especial para grupos vulnerables: Preste atención especial a niños pequeños, adultos mayores y personas con condiciones médicas crónicas, ya que son más susceptibles a los efectos del calor. Asegúrese de que reciban la atención y el cuidado necesarios durante periodos de calor intenso.

Ejercicio moderado: Realice actividades físicas durante las horas más frescas del día y evite ejercicios extenuantes en condiciones de calor extremo y siempre y cuando la calidad del aire sea adecuada. Escuche a su cuerpo y descanse cuando sea necesario, consulte con su equipo tratante el nivel de actividad física que puede realizar si vive en zonas donde se presentan elevadas temperaturas.

Cuidado de la piel: Aplique protector solar regularmente para prevenir quemaduras solares y proteger su piel de los daños causados por la radiación ultravioleta – UV (Factor protector debe ser 50 o más).

Preparación para emergencias: Tenga un plan en caso de emergencia relacionada con el calor, por ejemplo, cómo mantenerse fresco, identificar los lugares de refugio y tener suministros esenciales, como agua y alimentos no perecederos.

Controle la presión arterial: Las altas temperaturas pueden aumentar la presión arterial. Si tiene hipertensión relacionada con la enfermedad renal, asegúrese de tomar sus medicamentos según lo prescrito y sigua las recomendaciones de su médico para controlar la presión arterial.

Monitoree sus síntomas: Preste atención a signos de deshidratación, como sequedad en la boca, sed excesiva, orina concentrada y mareos. Si experimenta estos síntomas, busque atención médica de inmediato. Cumpla con su tratamiento.

No deje de tomar sus medicamentos o hacer ajustes en su tratamiento sin consultar a su médico.

Y como última recomendación, en eventos o actividades con afluencia de personas se debe promover la hidratación constante.