“La Iglesia celebra el nacimiento de Juan como algo sagrado y él es el único de los santos cuyo nacimiento se festeja”,  explicaba el Obispo San Agustín (354-430)  en sus sermones ya en los primeros siglos del cristianismo.

Por: Irama De Jesús Rodríguez *

Cumplir años es para mí lo más significativo y esperar esa fecha (que es muy pronto) me llena de emoción y entusiasmo y una energía inusual me corre por la sangre haciendo que cuente cada día con muchas expectativas… Ahora -se imaginan lo que es cuando miles de personas esperan un cumpleaños no de alguien específico sino de la Iglesia en donde uno profesa su fe-

Pues yo en menos de 15 días celebro tres acontecimientos importantísimos y que son la base de mi vida. Primero el 10 de Julio cumplo años yo, y segundo –quizá lo más significativo- el  24 de Junio dos Iglesias o Parroquias a las que amo cumplieron años… una la del pueblo donde nací y la otra del pueblo donde viví con mi esposo por 9 años,  Villa Ramallo en Ramallo provincia de Buenos Aires Argentina.  Hoy la fiesta es en grande y un solo nombre retumba en mi corazón y une la distancia que separa estos 8 mil kilómetros de distancia… IGLESIA SAN JUAN BAUTISTA… dos Iglesias, dos pueblos, dos países y una sola fe católica unida por el inmenso amor a Dios.

Irama y Néstor (q.e.p.d) en la Parroquia San Juan Bautista en Villa Ramallo Argentina, en donde vivieron por varios años hasta registrarse el fallecimiento de su amado esposo//

EL RETÉN Y VILLA RAMALLO

IGLESIA SAN JUAN BAUTISTA DE EL RETÉN

Escribir y hablar sobre mi vida y la magia que la envuelve desde que conocí a mi esposo Néstor Ponga (q.e.p.d) es algo que no puedo dejar de hacer,  y por esto les pido a ustedes que me disculpen pero les repito –no puedo dejar de hacerlo-. Y es que lo que es mágico se revive una y otra vez… Yo, como lo decía siempre en mi programa (“La Voz de Macondo” que se transmitía en Radio Acero en Ramallo, provincia de Buenos Aires Argentina)  nací en ese bello pueblo llamado El Retén que en ese entonces era corregimiento de Aracataca, y crecí bajo el cobijo de mi abuela y de mi tía Leda cien por ciento católica.  

Desde niña me despertaba los domingos el primer campanazo de la Iglesia que nos indicaba que nos daban hora y media  para levantarnos, bañarnos y correr a la Iglesia a sentarnos en la primera fila… (las campanas sonaban cada media hora) y saben desde qué hora sonaban? ¡A las cinco de la mañana!…  

Mi abuela Judith (q.e.p.d) nos perseguía por toda la casa gritando: “niñas… apúrense, ya se va a terminar la misa y ustedes todavía aquí… y entonces corríamos a vestirnos con el mejor traje que tuviésemos y nos peinaban a la última moda y perfumaban con la colonia de la abuela (solo ese día nos permitían hacerlo) todas muy calladitas nos dirigíamos a la Iglesia de San Juan Bautista… que emoción entrar en esa Iglesia… sus ventanales amplios siempre nos dejaban entrar la luz y el aire fresco, mientras el olor a empanadas, arepas e incienso perfumaban el aire… -que bellos recuerdos-.

Irama llevó a su tierra y a su iglesia a su esposo argentino, Néstor tenía que conocer la iglesia gemela de su tierra Argentina//

Recuerdo que después de la misa, nos preparábamos para la procesión… con cuanta emoción lo hacíamos… había que escoger la ropa que llevaríamos y los zapatos más cómodos para poder caminar toda la procesión (estaba convencida que si no la terminaba de caminar, no se cumpliría lo que yo le pedía a San Juan)… y así durante varias horas recorríamos las polvorientas calles de El Retén viendo al paso de San Juan a la comunidad católica aplaudir y cantar… no recuerdo un 24 de junio que no lloviera… era maravillosa la sensación de regresar a la Iglesia con el santo patrono… una dulzura que aún eriza y recorre mi piel (y es que visitar esta Iglesia es algo que para mí es único y que llevaré por siempre en mi corazón y que gracias a Dios aun siendo mi esposo algo incrédulo de la fe católica siempre sintió algo indescriptible cuando veía y pisaba la Iglesia de San Juan Bautista en El Retén, algo que hizo cada año desde el 24 de julio de 2010 que lo hizo por primera vez)… bueno sigo con los recuerdos, después de dejar a San Juan Bautista corríamos a casa a cambiarnos para los eventos que seguían de las fiestas patronales, siempre terminábamos con los zapatos llenos de barro y un cansancio increíble, pero sabía que en casa me esperaban los brazos amorosos de mi abuela con algo calentito… 

Panorámica de la Parroquia de San Juan Bautista en Villa Ramallo Argentina//

Así durante muchos años mi fe católica giró alrededor de la Iglesia San Juan Bautista y del Padre José del Carmen Sánchez, el sacerdote que bautizó  y casó a mi mamá y que nos bautizó a todas mis hermanas… y que murió luego de toda una vida como párroco de El Retén…

Pero las coincidencias entre esta historia que hoy les escribo sobre dos Iglesias, en dos países diferentes pero con el mismo nombre y la misma fe, las irán descubriendo poco a poco…

LA HISTORIA

La historia de la Iglesia de mi pueblo se remonta a 1940…

La devoción por San Juan Bautista fue traída a El Retén por el señor Rafael Miguel Melo Hernández y su señora esposa Isabel Barros de Melo en el año 1925. Posteriormente, después de fallecida la señora Isabel Barros, el señor Rafael Melo prestaba el cuadro de San Juan Bautista para que celebraran las fiestas de San Juan en las Escuelas Rural de Niñas y la Escuela Rural de Varones donde se celebraban inicialmente las misas.

En el año 1940 los terrenos donde hoy se encuentra construida la Iglesia San Juan Bautista, eran de propiedad del señor Mariano Prieto, oriundo de Bayunca (Bolívar), allí tenía el señor Prieto establecido un molino para pilar arroz. El terreno, una hectárea pasadita de tierra, era muy apetecido por los moradores del sector por la ubicación, fue así como el señor Teofanes

Vanstrahlen tomó una pequeña parte del mismo y estableció allí una colmena de venta de víveres y permaneció en el lugar por un buen tiempo en compañía de su señora Dámasa Caballero y sus hijos Euclides y Blasdiberto más conocido como “El Nene Vanstrahlen”, posteriormente, la señora Estebana Mesino, madre de la bien reconocida “Muda” se tomó para ella otra porción del terreno, de esta forma se redujo el espacio, el Padre Francisco Angarita solicitó al señor Mariano Prieto que le donara una parte del terreno para hacer una obra social, la construcción de la Iglesia, de tal manera que el señor Prieto accedió a donar el terreno para la construcción de la iglesia. Don Mariano Prieto vendió el resto del terreno al español Luciano Vicente González, quitó el molino de pilar arroz y se marchó nuevamente a Bayunca.

Con la construcción de la Iglesia en el año 1953 se proclamó oficialmente a San Juan Bautista como Santo Patrono de este municipio. Trajeron un cuadro alusivo a la imagen de San Juan Bautista para adorar al santo, ceremonias que celebraban en su propia residencia.

Irama Rodríguez y el Padre Luis Muñóz de origen chileno, en la iglesia de Villa Ramallo Argentina

El padre Francisco Angarita, párroco de El Retén por esa época,  organizó la Junta de Mejoras Pro – Construcción de la Iglesia San Juan Bautista, para tal efecto las damas de bien de la población y todos los miembros de la Congregación de la Santísima Virgen María,  y los hombres  creyentes iniciaron una campaña que duró trece años (1940-1952). Esta campaña consistió en la venta de pasteles, dulces, rifas, verbenas y en las fincas próximas al pueblo le descontaban una pequeña cantidad de dinero producto de sus salarios (llamada “La Mocha”) a los trabajadores de la Compañía Bananera para ayudar a construir la iglesia. Por otro lado afirman que las “multas” que les imponía la policía a los infractores de la ley por esos tiempos también iban a dar a los fondos para la construcción de la Iglesia.

Con la construcción de la Iglesia en el año 1953 se proclamó oficialmente a San Juan Bautista como Santo Patrono de este municipio. Cuando las obras del templo estaban casi terminadas, aún faltaban los ventanales y unos últimos detalles para su inauguración la Junta Pro-mejoras decidió  celebrar el “Reinado de la Simpatía” para recoger fondos y terminar la Iglesia. Este reinado se sigue celebrando actualmente, con una serie de eventos que reúnen a quienes por diversos motivos salen del pueblo a estudiar a otros sitios… son 4 días en donde es común ver por las calles del pueblo concursos como: el más comelón, carrera de huevos en cuchara (un año me gané 50 pesos… que emoción), mejor bailarín, cabalgatas con caballitos de palo, la vara de premio, la puerca pela,  y eso si desde el 22 de Junio la gran alborada a las 5 de la mañana… Y así la historia de la Iglesia de mi pueblo se entrelaza con la de la ciudad donde viví por 9 años, Villa Ramallo.

Hoy en día la fe sigue igual y la Iglesia muestra su belleza inigualable a propios y extraños… este año quise estar en las fiestas patronales pero desafortunadamente nuevamente el Covid me impide cumplir con mis sueños, pero estuve de corazón y pronto regresaré a mi pueblo para cumplir los sueños de mi esposo que tanto amaba a El Retén.

La impotente puerta que recibe a los feligreses de la Iglesia San Juan Bautista de El Retén es una de las más hermosas en el Caribe colombiano//

“La parroquia no tiene comienzo ni término, es como la Liturgia Eucarística, permanece hasta la consumación de los siglos

*Irama De Jesús Rodríguez, es la primera periodista retenera graduada en ejercer su profesión, trabajó de forma independiente y en varios medios escritos y televisivos a nivel regional y nacional, siempre ha estado presente con la realidad y el acontecer de su pueblo.