*Este acto es considerado como una oportunidad para brindar mayor educación a las comunidades indígenas del Departamento.  

Los lideres estudiantiles de la Universidad del Magdalena y en especial esa gran cantidad de integrantes de los pueblos indígenas con asiento en el territorio, están felices, la entrega de bienes por parte de la Sociedad de Activos Especiales-SAE-, que serán utilizados a su favor es un nuevo motivo para avanzar y hasta el final en sus programas de estudio.

“Esto es una forma de reconocer la lucha estudiantil y honrar el legado cultural de nuestras comunidades indígenas”, aseguraron, como se recuerda en un emotivo acto presidido por el rector Pablo Vera Salazar y el presidente de la SAE, Daniel Rojas Medellín, se reunieron con estudiantes, líderes, representantes de asociaciones, directivos y docentes de la Alma Mater.

“Nos van a entregar a nuestro manejo unas edificaciones ubicadas en los barrios La Bolivariana y Los Laureles y ellas se destinarán al proyecto de residencias estudiantiles dirigidos en especial a la comunidad indígena de esta Institución”. Les dijo a los presentes el rector Vera Salazar.

A raíz de este anuncio las reacciones no se hicieron esperar. Gunna Chaparro, estudiante de quinto semestre del Programa de Derecho y enlace para las comunidades indígenas en la Universidad del Magdalena, afirmó que esta entrega es muy importante porque resignifican la historia de lo que ha sido la Sociedad de Activos Especiales- SAE.

“Esta entrega genera oportunidades para que las comunidades indígenas que se encuentran en zonas periféricas accedan a la educación y busquen una forma de luego poder retribuir a la sociedad. Esto tiene una gran connotación”, dijo la líder arhuaca.

El extrovertida e inteligente joven agregó, además: “Muy bien por la Universidad del Magdalena que no solo tuvo en cuenta la entrega formal de unos predios, sino también honrar la memoria de la diversidad cultural y étnica del país. El rector Pablo Vera rompe esos paradigmas y brinda mayores oportunidades para incentivar a aquellos jóvenes que terminan su bachiller y luego no tienen donde estudiar o a los que están que a veces desisten para irse a sus territorios”.  

Por su parte Rafael Ricaurte Ebratt, representante de los estudiantes ante el Consejo Superior, calificó el evento como histórico. “Por primera vez en la historia de Colombia bienes incautados por el narcotráfico son entregados a las universidades públicas y nos beneficia ya que hemos sido discriminados históricamente por el modelo de repartición de recursos de forma nacional”.

Así mismo, destacó la gestión del rector Pablo Vera Salazar, por liderar este proceso que hoy arroja resultados positivos para la comunidad universitaria. “Es necesario resaltar que la Universidad respondió de manera oportuna a los proyectos porque de nada sirve que nos entreguen unos bienes, sin saber que vamos a hacer con ellos y hoy estos ya tienen fines específicos”. 

De igual manera, Bumkuareinaku Márquez Álvarez, integrante de la comunidad arhuaca y estudiante de segundo semestre del programa de Biología, expresó su gratitud. “Uno como indígena se le dificulta estar en una ciudad donde no conocemos a nadie y hay muchos estudiantes que no vienen por falta de recursos y no tener donde vivir; esto es una oportunidad para poder seguir estudiando y seguir demostrando el liderazgo que tenemos como comunidad”, afirmó. 

Mientras tanto, Juan David Coneo Villareal, estudiante de tercer semestre del programa de Antropología e integrante de la Asociación Colombiana de Estudiantes universitarios, ACEU Magdalena, destacó la gestión del Gobierno Nacional para fortalecer la infraestructura de la Alma Mater.

“Están reivindicado una lucha que históricamente el movimiento estudiantil ha enarbolado. Como estudiante de la Universidad estoy más que orgulloso por mi institución que para nosotros es una de las más importante porque nos permitió ingresar a la educación pública”.  

Cumpliendo con el Plan de Desarrollo 2020 -2030 ‘UNIMAGDALENA Comprometida’, el rector Pablo Vera Salazar sigue liderando políticas para luchar contra la exclusión y fomenta el respeto a la diversidad de culturas, saberes, ideologías, creencias e identidades.